La Doctrina de la Trinidad

La doctrina de la Trinidad, simplemente, es que Dios es absolutamente y eternamente una esencia que subsiste en tres personas distintas y ordenadas sin división y sin replicación de la esencia.


Cada persona de la Trinidad posee toda la esencia indivisa de Dios. Este hecho significa que las tres personas, aunque distintas entre sí, son iguales en cada perfección (Atributo) de la esencia divina.